Inicio

Problemas de comunicación

La comunicación, con el lenguaje como base, determina las relaciones y la convivencia entre las personas. El enfermo de Alzheimer sufre cambios que alteran este proceso: inicialmente olvida el lenguaje corriente (no encuentra la palabra adecuada, confunde vocablos, etc); luego la información verbal pierde significado para él y, por último, los problemas para articular los sonidos pueden conducir al mutismo.

Pero la incapacidad para expresar los sentimientos y los deseos no priva a la persona de sufrir, de amar o de sentir placer. Será esta dificultad la que explique respuestas ocasionales como la agresividad, los gritos o el uso de palabras malsonantes.

Hay que tener en cuenta que la comunicación es la suma de lo que se dice y de lo que se transmite con el cuerpo. El modo de mirar, la gesticulación, la expresión facial y el contacto físico, por ejemplo, ofrecen más información que las palabras. Cuando el sonido pierde sentido para el enfermo, el lenguaje no verbal -los gestos- será el mejor modo de contactar con él.

Consejos prácticos para mejorar la comunicación

  • Si el cuidador está nervioso debe evitar hablar con el enfermo. Intente relajarse antes.
  • Si el enfermo es capaz de leer, utilice listados sencillos: horarios del día, medicación, nombres, etc.
  • Si no puede leer, sustituya la palabra por la imagen: fotos y dibujos que indiquen la función de las cosas.
  • Hable con él frecuentemente. Evite el aislamiento.
  • No anticipe la información. Ofrezca el mensaje en el momento de ejecutarlo. Por ejemplo, “vamos a pasear” cuando se vayan a preparar para salir.
  • No haga varias preguntas a la vez: realice una y espere contestación. Repítala con las mismas palabras si no obtiene respuesta y tenga paciencia, no pretende fastidiar.
  • Recuerde que el enfermo tiende a resumir los mensajes: identifique lo que quiere decir y dígaselo. Por ejemplo: si dice “boca” “frío” confirme si puede significar “no quiero la leche fría”.
  • Intente captar la idea cuando dice palabras sueltas (“gracias”, “no”...).
  • No le fuerce al diálogo si éste no es posible. Evite la frustración y recuerde identificarse antes de iniciar una conversación, le facilitará el reconocimiento. Esté junto al enfermo sin accesorios que puedan confundirle: gafas de sol, bufanda tapando la boca.....
  • Evite los pronombres. Nombre siempre el objeto o persona a la que se refiere. No le hable como si se dirigiese a un niño. Puede demostrarle cariño hablándole con normalidad.
  • Utilice temas del pasado para originar conversaciones: su juventud, su oficio, etc.
  • Mantenga el sentido del humor, sin ridiculizar. Reste importancia a los errores con bromas que él pueda entender.
  • Recuerde que puede pedirle que haga algunas actividades imitándole (cepillarse, lavarse las manos, etc.).
  • No olvide que en las personas mayores los problemas sensoriales y físicos favorecen el aislamiento.
  • Compruebe que siempre lleva puesto el audífono y las gafas si los precisa y vigile la boca: un mal ajuste de la dentadura o heridas que provocan dolor reducen los intentos de hablar.
Preste atención al lenguaje corporal: mantenga el contacto visual durante la conversación; colóquese delante de él y a su misma altura; puede sentarse a su lado pero de manera que le vea la cara; evite movimientos bruscos y no camine por la sala mientras habla; no le hable desde lejos, acérquese lo suficiente pero sin invadir su espacio privado; transmítale confianza y seguridad en la manera de tocarle: cójale y acaríciele las manos, pásele un brazo por los hombros, etc. Deje que le toque para reconocerle y sonría cuando le mire.


Última actualización:  10 feb 2011